¿Por qué las niñas superan a los niños en la escuela, pero pierden en la oficina?

Desde la primaria hasta la universidad, las niñas son más disciplinadas que los niños en sus labores escolares, estudian más y obtienen mejores notas. Las niñas constantemente superan a los niños en el ámbito académico. Sin embargo, los hombres siguen ocupando el 95 por ciento de los puestos más altos en las empresas más grandes que cotizan en la bolsa de valores.

¿Será acaso que esos mismos hábitos que ubican a las niñas en los primeros puestos de su clase (su diligencia extrema respecto a los deberes escolares) también las está frenando en la fuerza laboral?


Al investigar qué es lo que detiene el avance profesional de las mujeres, las periodistas Katty Kay y Claire Shipman descubrieron que es poco probable que el obstáculo sea una falta de competencia, sino que más bien hay una falta de confianza. Se dieron cuenta de que, en lo que respecta a la confianza relacionada con el trabajo, los hombres llevan mucha ventaja. “Los hombres poco calificados o poco capacitados no lo piensan dos veces para postularse”, escribieron. “Demasiadas mujeres sobrecalificadas y muy capacitadas se detienen. Las mujeres se sienten seguras solo cuando son perfectas”.

Como psicóloga que trabaja con adolescentes, a menudo escucho esta preocupación de los padres de muchos de mis pacientes. Señalan, de manera constante, que sus hijos varones hacen solo lo suficiente para quitarse a los adultos de encima, mientras que sus hijas se esfuerzan incansablemente, decididas a no dejar lugar para el error. Las chicas no se detienen hasta que han pulido todas sus tareas al extremo y han reescrito sus notas con una precisión clasificada por colores.