5.2 C
Buenos Aires
viernes 18 de junio de 2021
Cursos de periodismo

Por qué los créditos chinos son peligrosos y un obstáculo para que Argentina acuerde con el Club de París

La intención del Gobierno de Alberto Fernández de prorrogar el pago de una cuota de USD 2.400 millones de la deuda refinanciada en 2014 con el Club de París enfrenta dos obstáculos. El primero es bien conocido: para refinanciar, el Club pide que Argentina tenga un acuerdo con el FMI, algo que el ministro de Economía, Martín Guzmán, busca suplir con un guiño o señal positiva del Fondo, que hace las veces de “auditor” del Club. En 2014, por eludir esa “auditoría”, el entonces ministro de Economía, Axel Kicillof, firmó un trato muy oneroso, sin ningún alivio de intereses ni punitorios, a tasas muy altas y a pagar en un plazo muy breve para los estándares del grupo de países.

El segundo obstáculo son los créditos que la Argentina firmó con entes financieros chinos y que incluyen lo que un reciente estudio llamó “No Paris Club Clauses”, esto es, cláusulas que en un 75% de los préstamos otorgados por China rechazan expresamente conceder a los deudores el mismo tipo de facilidades que eventualmente les brinde el Club de París.

A eso se refirió recientemente el embajador de Japón en la Argentina, Tahakiro Nakamae, que en una entrevista con DiarioAr resaltó que los créditos involucran dinero de los contribuyentes de los países acreedores (Japón es el segundo más importante de Argentina en el Club, detrás de Alemania; juntos suman el 59%), reiteró el pedido de que el Gobierno acuerde antes con el FMI y puntualizó: “el otro punto tiene que ver con la llamada comparabilidad de trato… no resultaría justo si Argentina propusiera la prórroga de pago de sus deudas y continuara pagando a otros acreedores fuera del Club. Quisiéramos, en este sentido, trato equilibrado”.

infobae.com  (www.infobae.com)