Por qué los jóvenes les gritan a los líderes del mundo qué es lo que tienen que hacer (¡ya!) para salvar el planeta

Un joven toma el subte en la mañana del viernes 20 con una mochila, pero no se dirige al colegio, sus manos sostienen un cartel sobre el futuro del planeta. En un cochecito en la plaza, un niño muestra un afiche con la frase “salven nuestros océanos” y mira con enojo a la cámara. Tres amigas caminan cantando “¿Qué queremos? Justicia climática. ¿Cuándo la queremos? Ahora”. Son algunas postales de lo que fue un día histórico para el activismo ambiental.

Más de 4 millones de personas se movilizaron alrededor de 160 países el viernes pasado, 20 de septiembre, con un propósito: reclamar acción más urgente y ambiciosa ante el cambio climático. La elección de la fecha no fue casual: quisieron recordarles a los representantes políticos, que se reunirían el lunes en la Cumbre sobre la Acción Climática, que los observaban atentamente. La atención puesta en Nueva York tampoco fue casual. La activista sueca Greta Thunberg, impulsora del movimiento global Viernes por el Futuro (Fridays For Future), estuvo presente allí.