lunes 29 de noviembre de 2021
Cursos de periodismo

Por qué los libros derrotaron al Kindle

Para entender las razones de la derrota de Kindle a diez años de su aparición hay que pensar en el modo en que leemos hoy. Qué leemos, cómo y por qué. Las influencias que determinan nuestra relación con los libros son muchas. Un ejemplo: según los datos publicados hace un mes en el Informe sobre la Feria del Libro de Frankfort, existen grandes diferencias entre los lectores más jóvenes en relación con los hábitos de lectura de sus padres: lee el 65% de los jóvenes con padres lectores, pero sólo el 27% de los jóvenes cuyos padres no leen en absoluto.

Pienso en mi caso: en mi casa no se leía (recuerdo un solo libro gobernando la única estantería: El médico en casa, de Phil Sthaler). Mi padre leía, pero sólo “historias verídicas” (subgénero fácilmente adulterable: conseguí hacerle leer el Viaje al fin de la noche y Moby Dick asegurándole que eran historias verídicas, cosa que nadie puede probar que no sean). Mi madre en cambió no leyó nunca (mis libros no cuentan), y ocasionalmente sólo leyó alguna estupidez (mis libros cuentan) del estilo Isabel Allende, Danielle Steel o Dominique Dunne. Sin embargo, mis padres habrían hecho felices a los autores del informe de Frankfort: cuando entraba con ellos en una librería (y solamente allí) no reparaban en gastos.

perfil.com  (www.perfil.com)