5.2 C
Buenos Aires
miércoles 16 de junio de 2021
Cursos de periodismo

Por qué los medios de comunicación no deben dar voz a los dos lados sino contar los datos y las evidencias y destapar las mentiras

Hacer buen periodismo no significa dar voz a los dos lados. Cuando se enfrentan la información y la desinformación, darles la misma importancia es un error peligroso. Numerosos estudios sobre la labor periodística lo han dejado claro. Por ejemplo, Thomas J. Froehlich, profesor emérito de la Kent State University lo dice así en su libro Diez lecciones para la era de la desinformación: “la información y la desinformación no están equilibradas. Insistir en que los dos lados valen lo mismo es caer en una equivalencia falsa. Aunque puede haber dos lados en cada historia, cada lado no tiene el mismo apoyo ni la misma base”.

El periodismo tiene una responsabilidad en cómo realiza la verificación: no se le puede dar voz al que difunde el bulo y, mucho menos, ponerlo al mismo nivel que el que lo desmiente con datos, hechos y conocimiento basado en la evidencias científicas y fuentes contrastadas.

Entrevistar a un difusor de patrañas y luego a científicos especializados en ese área significa poner a los dos al mismo nivel en la argumentación, dando al primero un peso que no merece y, ahí sí, dando más visibilidad a sus patrañas. Y esto no sólo sucede con la ciencia, también pasa en otros ámbitos como la política o los derechos sociales. Además, si los desinformadores aparecen en un medio de comunicación consolidado en vez de en sus redes sociales consiguen dar una sensación de seriedad que no se merecen sus desinformaciones y que puede provocar que alguien acabe creyéndose sus mentiras.

maldita.es  (maldita.es)