Por qué los niños no escuchan las alarmas contra incendios y cómo una voz de mujer puede cambiarlo

El propósito de tener una alarma contra incendios es que sea lo suficientemente ruidosa y molesta como para que nos alerte del peligro de manera inmediata.
Sin embargo, un grupo de científicos forenses y analistas de incendios acaba de concluir que, para muchos niños, el sonido resulta imperceptible.
La investigación, elaborada por la Universidad de Dundee, en Escocia, y el Servicio de Bomberos y Rescate de Derbyshire, en Inglaterra, reveló que de los 34 niños que pusieron a prueba, 27 se quedaron durmiendo cuando sonaba el detector de humo.
La prueba se llevó con niños que tenían entre dos y 13 años.
Cada uno de ellos fue puesto a prueba hasta seis veces en su propia casa, sin ser advertidos de que la alarma iba a ser activada.
Ningún niño se despertó. Solamente reaccionaron siete participantes, todas ellas niñas.