miércoles 12 de diciembre

Por qué los noruegos están cruzando la frontera para comprar golosinas y refrescos

“No es para mí. Es un regalo para mi novio que está en el ejército”, dice una adolescente noruega mientras rellena grandes bolsas de plástico con diferentes golosinas de un surtido mostrador.

Estamos en la tienda de dulces Gottebiten, a unos pocos cientos de metros dentro de Suecia. Es una tienda diseñada casi exclusivamente para que los noruegos compren los productos a menores precios que en su país.


Este tipo de compras fronterizas se ha disparado, sobre todo porque a principios de año en Noruega aumentó el impuesto que se aplica a los dulces y las bebidas azucaradas.

Todas las bebidas azucaradas, incluidas las “dietéticas” con edulcorantes artificiales, ahora tienen un impuesto de unos 0,6US$ por litro.

Dejar un comentario