martes 28 de junio de 2022
Cursos de periodismo

¿Por qué Lula apuesta (otra vez) a la moderación?

A pocos meses de la elección presidencial, la distancia que separa a Luiz Inácio Lula Da Silva del presidente Jair Bolsonaro en las encuestas es menor de lo que se esperaba. Según los últimos datos divulgados por Exame/Idea el 19 de mayo, Bolsonaro cuenta con 39% de intención de voto, mientras que Lula ostenta 46%. Es la menor distancia en lo que va del año. Si el escenario continúa estable se producirá una segunda vuelta electoral. Para la izquierda, esta situación es problemática. Las segundas vueltas son, en Brasil y no solo en Brasil, «otras elecciones» y la previsión de resultados a partir de los de la primera vuelta no es tan fácil como parece. Al menos hasta ahora, el único dato claro es que estas elecciones serán definidas por el electorado «de centro».

En los últimos días, algunos de los candidatos que apostaban por la llamada «tercera vía» —en alusión a un espacio electoral distinto al de Lula Da Silva y al de Bolsonaro— desistieron de su proyecto. El ex-magistrado y ex-ministro Sergio Moro retiró su candidatura, lo que probablemente tendrá como consecuencia la migración de sus votos hacia el actual presidente Bolsonaro. El 23 de mayo hubo otra baja importante en ese espacio: João Doria, el gobernador de San Pablo, abandonó la carrera presidencial acusando públicamente a la cúpula de su partido de no apoyarlo. Se trató de un verdadero circo mediático de un hombre acostumbrado a jugar políticamente en ese terreno. Mientras la ciudadanía observa perpleja la lucha impúdica de poder y el espectáculo bochornoso de esos dirigentes, la tercera vía se hunde. El duelo entre Lula Da Silva y Bolsonaro parece más que garantizado. Pero la polarización no implica que ese «centro» no sea importante. Es más, indica todo lo contrario.

nuso.org  (nuso.org)