¿Por qué no deberías evitar consumir nitratos y nitritos aunque sean cancerígenos?

Es probable que lo primero que se te venga a la mente al leer las palabras «nitrato» y «nitrito» sean las clases de química en la escuela o algún fertilizante, y no tanto tu almuerzo.

Y cuando efectivamente los asocias con alimentos, probablemente te venga una imagen negativa.


Los conservantes de nitrato y nitrito, por ejemplo, estuvieron recientemente en las noticias tras un pedido de científicos y políticos británicos para prohibir su uso en carnes procesadas como el tocino y jamón, debido a sus posibles efectos cancerígenos.

Pero la relación entre la salud y el consumo de nitratos y nitritos es mucho más compleja como para simplemente decir que «son malos».

Por ejemplo, el jugo de remolacha tiene un alto contenido de nitrato natural que ha sido asociado con la disminución de la presión arterial y la mejora del rendimiento físico.