jueves 19 de julio

Por qué no necesitamos tantas proteínas como consumimos (y qué consecuencias tiene ese exceso)

A principios del siglo XX, el explorador del Ártico Vilhjalmur Stefansson pasó cinco años comiendo solo carne.

20 años después, en 1928, repitió el experimento por un año.


Stefansson quería refutar a aquellos que argumentaban que los humanos no pueden sobrevivir si solo comen carne.

Pero en ambos casos se enfermó. Desarrolló una “intoxicación proteínica”, llamada “hambre del conejo”, porque la carne de conejo tiene muy poca grasa.

Dejar un comentario