25.3 C
Buenos Aires
sábado 28 de noviembre de 2020
Cursos de periodismo

Por qué salvar el planeta puede dañar a 300 millones de personas

Las maneras de proceder entre quienes abogan por proteger la biodiversidad y quienes defienden los derechos al territorio de las comunidades indígenas no siempre coinciden pese a que, en último término, persiguen el mismo fin: la conservación del planeta. Pero los encontronazos se suceden con desiguales resultados. Véase como ejemplo la situación de desamparo de los bosquimanos de Botsuana, quienes pese a haber conseguido una sentencia judicial que les devolvía sus tierras ancestrales, en la práctica siguen expulsados de ellas. Véanse los ocho millones de familias de India pendientes del Tribunal Supremo para saber si tendrán que desalojar unas áreas declaradas protegidas en los que ellos llevan siglos habitando. La interminable guerra de los guaraní-kaiowá en Brasil… O, más recientemente, la polémica en República del Congo, donde los pigmeos baka han denunciado y documentado numerosos casos de abusos a lo largo de los últimos años durante la creación de la reserva natural del Messok Dja. Son ejemplos concretos y separados de prácticas generalizadas, según advierten las organizaciones defensoras de los derechos de los pueblos indígenas.

elpais.com  (elpais.com)