Por qué se estancó Alemania y qué revela ello sobre el preocupante estado de la economía en Europa

La locomotora económica de Europa emite señales preocupantes.

Aunque en diciembre, el banco central alemán, el Bundesbank, predijo un crecimiento del 1,6%, el pasado viernes, su presidente, Jens Weidmann, rebajó esas expectativas a menos del 1%.


Y este dato negativo no es aislado, sino que se suma a una tendencia iniciada el año anterior que preocupa a una de las principales economías del mundo.

En el último trimestre de 2018, el PIB (Producto Interno Bruto) alemán se contrajo un 0,2% y no recuperó el crecimiento en los tres primeros meses de 2019.

Datos que no son graves, pero que sí sorprenden y preocupan en el caso de Alemania.