¿Por qué si el mundo se puso de acuerdo para preservar la capa de ozono, es tan difícil hacer lo mismo para frenar el cambio climático?

Hace treinta años, el mundo supo que enfrentaba una gran amenaza ambiental.

Luego de recibir asesoramiento científico, los políticos cuyas naciones se enfrentaban en la llamada Guerra Fría pusieron de lado sus diferencias para unirse a sus ciudadanos y las industrias y tomar medidas rápidas para detener el crecimiento de un agujero en la capa de ozono de la Tierra.


Hoy, si bien este problema no ha desaparecido por completo, existe evidencia científica que sugiere que paulatinamente se está solucionando.