Portugal: el modelo socialista gana continuidad

Antonio Costa lo hizo. Las elecciones del domingo pasado en Portugal dejaron un mensaje claro: las políticas impulsadas por el Partido Socialista (PS), con apoyo de otros dos partidos a su izquierda -eso que algunos observadores rotularon como ‘modelo’- revalidaron su mandato. Costa seguirá siendo Primer Ministro y se convirtió en el segundo líder socialdemócrata más popular en Europa, después de Malta. Al mismo tiempo, Portugal es cada vez menos excepcional: en línea con sus vecinos, la ultraderecha entra por primera vez en el Parlamento y las fuerzas ecologistas continúan su ascenso.

Con el 99% escrutado y sólo cuatro escaños provenientes del voto extranjero restantes para asignar -que suelen ir para las fuerzas mayoritarias- el Socialismo gana la elección con el 36,6% de los votos y 106 escaños, a diez de la mayoría absoluta. Se trata de un aumento de veinte escaños respecto al 2015 y lo que le va a permitir elegir sus apoyos para formar gobierno.