Premium: la importación de autos de lujo como metáfora del plan económico

El anuncio que hicieron ayer los representantes de Ferrari en la Argentina respecto a que volverán a traer al país los principales modelos de la marca italiana, como en los 90, viene a confirmar el esplendor de un negocio que más que brote verde ya parece un matorral: la importación de autos de lujo. Las facilidades que otorga el Gobierno para el ingreso de esos vehículos están siendo aprovechadas con fruición por importadores del sector y terminales automotrices, al punto que no hay otra actividad en el país que crezca a tasas semejantes. Es una evolución que contrasta con los padecimientos de los trabajadores de la industria automotriz, quienes acumulan unos 3500 despidos y cerca de 6000 suspensiones el último año.