sábado 20 de octubre

¿Preocupado por la situación de Oriente Medio? Israel y Turquía han llegado para empeorarla

En menos de un mes Oriente Medio ha pasado de su habitual equilibrio dentro del caos a un inquietante punto de ebullición. Primero llegó la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán, que agudizó las tensiones entre Irán y Arabia Saudí, las dos grandes potencias de golfo pérsico; más tarde, el traslado de la embajada estadounidense a Jerusalén y la jornada más sangrienta en Gaza desde 2014; y finalmente, el broche de oro colocado por Israel y Turquía.

¿Qué ha pasado? Tras los enfrentamientos en Gaza, que dejaron medio centenar de muertos, Turquía se plantó. El país, gobernado con mano de hierro por Erdoğan, sancionó la represión israelí y expulsó tanto al embajador como al cónsul del país judío de Ankara. Lo hizo de malas maneras, escenificando un humillante registro en el control del aeropuerto. Israel, en respuesta, decidió reprender públicamente a un alto diplomático turco en Jerusalén.


Voces tensas. La situación, de por sí tensa, se ha agudizado gracias a la proverbial boca de piñón tanto de Netanyahu como de Erdoğan. El primero ha negado toda legitimidad crítica a Turquía recordando su “genocidio” contra los kurdos y contra los armenios, señalando al pueblo túrquico como un invasor ilegal del Imperio Bizantino (true story) proveniente de lo más remoto de la estepa. El segundo ha definido a Israel como un “estado terrorista” por su carácter represivo y violento.

Dejar un comentario