Presos amontonados, sucios y con comida podrida: las condiciones inhumanas de las celdas de Comodoro Py

Las celdas de la Unidad Penal 29, ubicada en Comorodo Py, deberían ser de tránsito, usadas por detenidos que van a declarar a los Tribunales y vuelven a sus lugares de origen, o aquellos que fueron apresados en las últimas horas y esperan destino final en una cárcel federal. Sin embargo, nada de eso ocurre. Y el castigo al que se somete a sus habitantes permanentes es inhumano: donde cabe uno hay cinco; y donde caben cinco, hay 30.

Un informe del Sistema Interinstitucional de Control de Cárceles, al que tuvo acceso Infobae, fue lapidario con la descripción de la situación que viven las personas privadas de su libertad en la U29. Una comisión de este organismo, presidido por el juez de la Cámara de Casación Gustavo Hornos, visitó las celdas de esta alcaidía de Comodoro Py el último 5 de julio y se encontró con un panorama calamitoso que se describe en ese documento.


Al momento de la visita en la Unidad Penal 29 se alojaban 105 personas, de las cuales 78 se encontraban a la espera de cupo en cárceles federales. La comisión del Sistema de Control de Cárceles se encontró con casos de personas que llevaban hasta 34 noches de alojamiento allí, y detenidos que llegaron de otras jurisdicciones federales, como los Tribunales de Morón, La Plata, Rosario, San Martín y Campana, entre otros.

El sector masculino de la alcaidía penal 29 -que depende orgánicamente de la Unidad Penal 28, ubicada en Tribunales y con problemas similares de hacinamiento– tiene una pasarela de unos 30 metros de longitud, sobre cuyo lado izquierdo existen siete celdas colectivas.