Prevención: hay cada vez menos gente que se vacuna en la Argentina

María Clara Sak es docente de la provincia de Buenos Aires y tiene hijos mellizos que cumplieron 11 años. «Les di todas las vacunas que corresponden, menos el refuerzo contra el meningococo (que puede causar meningitis), porque estaba en falta -explica-. Pasaron 10 meses y la mayoría de los padres no la conseguimos». El caso de Sak no es único. Ya sea porque hay faltantes, por ciertas dificultades de acceso y, en menor medida, por los grupos antivacunas, las coberturas están descendiendo y vuelven enfermedades que se creían superadas, como el sarampión y la varicela.

«De forma privada, la antimeningocócica sale $4900 -dice Sak-. Con muchísimo esfuerzo quizá nosotros la podamos pagar, pero mis alumnos no, por lo que va a quedar una cohorte sin vacunar».