3.7 C
Buenos Aires
jueves 29 de julio de 2021
Cursos de periodismo

Problemas de dos siglos distintos: de la Hidrovía al código QR

Aunque se empeñan en echarse culpas mutuamente, en el peor momento de su relación y a las puertas de la campaña electoral, el Gobierno y los principales exponentes del establishment empresarial coinciden en algo: ninguno parece capaz de proponerle a la sociedad un horizonte productivo que la entusiasme ni una idea más o menos acabada de cuál puede ser su sustento colectivo dentro de dos décadas, cuando difícilmente se haya terminado de saldar la deuda monstruosa con el Fondo Monetario que dejó como legado Mauricio Macri. Es un empate hegémonico como el que descubrió Juan Carlos Portantiero, donde ninguna fuerza social puede imponer su proyecto a las demás pero sí vetar los ajenos, montado sobre una década de estancamiento. Un empate sin goles.

En la descoordinación pasmosa que atraviesa al Ejecutivo -tal como admiten ya resignados ministros de todas las áreas- conviven dos subtipos de taras para gestionar: las que expresan la incapacidad (o la mera impotencia) del Estado frente a actores privados capaces de desafiarlo y las que surgen de la superposición de dos intereses económicos contrapuestos en la misma coalición política. El ejemplo perfecto de esto último fueron las idas y vueltas con la Hidrovía. Lo primero, en cambio, se atisbó en el conflicto que estalló con MercadoPago por las comisiones que cobra a un millón y medio de comerciantes por gestionarles pagos con tarjeta.

baenegocios.com  (www.baenegocios.com)