¿Promesa o decepción? El futuro de las criptomonedas

En cualquier conversación con personas de la industria tecnológica acerca del futuro del bitcóin, es inevitable escuchar dos comparaciones muy diferentes: una con los bulbos de tulipán y otra con internet.

Los críticos de Bitcoin afirman que sus fichas digitales son como los bulbos de tulipán del siglo XVII en Holanda, que generaron un frenesí especulativo tremendo pero muy breve que dejó tras de sí una estela de hermosas flores y cuentas bancarias destrozadas.


Quienes le tienen fe a Bitcoin, por otra parte, quieren convencernos de que las criptomonedas se parecen a internet: según ellos, se trata de una amplia categoría tecnológica que tardará algún tiempo en alcanzar su potencial y cuyas expectativas superaron a la realidad en los primeros años. Basados en esa comparación, la caída de los precios de los bitcoines el año pasado podría equipararse al estallido de la burbuja dotcom y considerarse tan solo un retroceso temporal que dará paso más adelante a una época de florecimiento de las grandes ideas.