Propaganda de Macri en el superclásico: cambiamos ma non troppo

El Gobierno aprovechó el fin de semana de alta intensidad futbolística, con la disputa de clásicos, para estrenar en el entretiempo del partido de mayor audiencia entre Boca y River un spot propagandístico que remata con la presencia en cámara y la voz del presidente Mauricio Macri como una suerte de síntesis de voces ciudadanas que elogian su gestión. “Para siempre” es una pieza audiovisual que resalta obras desarrolladas por la administración Cambiemos en sintonía con el énfasis discursivo oficial en conectar con preocupaciones de la gente de a pie.

El spot revela las limitaciones de la propia regulación del macrismo en materia de publicidad oficial, que es inédita, y a la vez contradice las promesas de los funcionarios que, como el ministro Hernán Lombardi, habían asegurado que el fútbol ya no sería mezclado con la propaganda política para “sentirnos respetados como ciudadanos y no como un país jardín de infantes”.


La confusión entre los hechos de interés público que requieren de difusión, atento a la obligación republicana de dar a conocer los actos de gobierno, y su uso faccioso en beneficio de la imagen del partido gobernante personificado en el presidente forma parte de una tradición que es transversal a casi todo el sistema político. Basta recorrer provincias e intendencias administradas por distintos partidos para apreciar que la imagen, la voz y el nombre del gobernante son realzados por la publicidad financiada con los recursos públicos en una clara distorsión de los objetivos invocados para dar a conocer anuncios relevantes para la comunidad.