18.6 C
Buenos Aires
viernes 27 de noviembre de 2020
Cursos de periodismo

¿Puede una heredera de la clase oligárquica ser alzada en brazos por la clase obrera? ¿Todas somos Dolores?

Un héroe de la clase trabajadora es algo a lo que aspirar, canta John Lennon en la educación emocional de quienes, por estos días, cuestionan la batalla territorial que se da en Entre Ríos entre Dolores Etchevehere y sus hermanos. Pero un héroe de la oligarquía es una contradicción en ciernes. La oligarquía se construye sobre la opresión y la explotación de otras y otros. Y a pesar de las manzanas que caen lejos del árbol —como el Che—, ya lo dijo Jauretche: “La oligarquía es una minoría ínfima en nuestra sociedad; son dueños de la tierra, sí, pero su mayor poder es el de ser dueños de la cabeza de miles de argentinos de clase media, que, sin tener más tierra que la de los canteros del patio, se comportan como fieles defensores de un modelo que no les pertenece”.

Entonces, ¿por qué Dolores Etchevehere aparece alzada en brazos por el pueblo como una heroína de la clase oligárquica para la clase obrera? ¿Por qué los feminismos parecen hacer de ella una ídola? ¿Dónde está la confusión? La causa de Dolores Etchevehere, hermana del ex presidente de la Sociedad Rural Argentina y ex ministro de Agricultura del gobierno de Macri Luis María Etchevehere, apela a su derecho como heredera natural de su parte de la tierra, un concepto rancio en la filosofía del derecho. No hay nada natural en la normativa legal. No hay nada político en el reclamo de una señora bien, criada sin que le falte nada, periodista en el diario La Nación cuando quiso, fanática de los boliches también, por una porción de tierra que le corresponde por herencia. Y que, al mejor estilo dama benefactora, dona parte a lxs trabajadores.

latfem.org  (latfem.org)