Puerto Rico: la calle tiró al Gobierno, ¿y ahora?

Ricardo Rosselló anunció su renuncia como gobernador de Puerto Rico, que se hará efectiva a partir del 2 de agosto. Trató de resistir, de ganar tiempo, aguantó 12 días la enorme presión de la calle, pero su suerte estaba echada. Sin aliados en Estados Unidos, sin apoyo interno ni de su partido –el Partido Nuevo Progresista- ni de los empresarios de la isla que olieron el peligro de la movilización, y con la amenaza de enfrentar un juicio político en el Congreso, sus opciones se habían agotado.

Lo va a suceder la actual Secretaria de Justicia, Wanda Vázquez Garced, ya que el secretario de Estado que seguía en la línea sucesoria renunció producto del famoso #Telegramgate. Vázquez que pertenece al partido de Rosselló, es una funcionaria muy cuestionada y salpicada por los escándalos de corrupción. En principio debería quedarse hasta noviembre de 2020 cuando termina el actual mandato. Pero una cosa es la letra de la constitución y otra muy distinta la realidad. La asunción de Vázquez parece una salida provisoria y endeble. Si finalmente asume, encabezará un gobierno debilísimo para enfrentar el desafío de la calle.