Qué efectos económicos tienen los permisos de 6 meses que Suecia concede a los trabajadores para que funden sus propios negocios

Jana Cagin nunca había pensado en dirigir su propia compañía hasta a que ella y a su novio «se les encendió la bombilla» mientras compraban un nuevo sofá en Ikea, en un barrio a las afueras de Estocolmo.

Sintieron que la variedad de patas para muebles disponible era demasiado limitada.


Después de buscar sin éxito en internet lo que necesitaban, decidieron desarrollar su propia marca de piezas de repuesto para mobiliario.

Querían que los compradores pudieran personalizar sus muebles.

«Nos gustó la idea y nos emocionamos con ella», explica ella.

La pareja fundó la empresa en su tiempo libre.