Qué es el «fraude del CEO» con el que los hackers han robado US$26.000 millones de empresas desde 2016

El email llegó como cualquier otro, del presidente ejecutivo de la compañía para su director de finanzas.

Oye, el trato está hecho. Por favor transfiere US$8 millones a esta cuenta para finalizar la adquisición lo antes posible. Hay que hacerlo antes de que termine el día. Gracias.


El empleado no pensó que hubiera algo fuera de lo común con el mensaje y envió los fondos, cumpliendo una tarea más de su lista de pendientes antes de irse a casa.

Pero las alarmas comenzaron a sonar cuando la compañía que estaba siendo adquirida llamó para preguntar por qué no habían recibido el dinero.

Comenzaron a investigar. Definitivamente se habían transferido US$8 millones, pero ¿a dónde?

Nunca lo sabremos.