miércoles 17 de agosto de 2022
Cursos de periodismo

Qué es el Lost Media y quiénes son las personas que se encargan de rescatarlo

Desde la invención de los formatos de video hogareño, hubo un cambio cultural significativo. La idea de elegir una película para ver ya no estaba restringida a las opciones de la cartelera, de la misma manera que no había que hacer cuentas para saber cuándo se iba a emitir de nuevo un episodio particular de una serie en concreto.

Consumir contenidos audiovisuales se volvió algo tan recurrente que se creó un negocio para poder alquilar videocasettes y verlos todas las veces posibles por durante 24 horas. Cuando el formato pasó de cinta magnética a discos digitales, la idea de tener una temporada de una serie entre nuestras pertenencias no era una idea tan descabellada. Y luego, con el advenimiento de los servicios de video on demand, las opciones se volvieron tan amplias que muchas personas se abruman de sólo pensar cuál película ver.

Sin embargo, siempre va a haber un límite en la cantidad de contenidos a los cuales se puede acceder. Los catálogos, ya sea de plataformas streaming o de las editoras de video en cualquier formato, están atados a acuerdos de distribución que muchas veces impiden la posibilidad de ver contenidos en determinados países y regiones. Las carteleras de cines, ya sea de una cadena o en formato cineclub, están limitadas a proyectar las películas que están disponibles en el momento de la función. Incluso las personas que descargan contenido a través del protocolo de intercambio BitTorrent saben que están limitados a que lo que quieren ver se encuentre digitalizado, subido y que contenga suficientes seeders que permitan hacer una descarga rápida.

cronista.com  (www.cronista.com)