Qué es la enfermedad por implantes mamarios que no tienen base científica pero que sufren miles de mujeres

Naomi Macarthur, instructora británica de gimnasia de 28 años, decidió hacerse implantes de pecho en 2014. A las pocas semanas, recuerda, comenzó a «sufrir síntomas espantosos».

«Recuerdo que tenía dolores severos en el estómago», dice. «Y el cansancio era como si hubiese corrido un maratón y hubiese cavado un millón de trincheras, pese a que no había hecho nada».


«Escribir con un lápiz también era agotador», asegura.

Con el paso del tiempo, su estado de salud empeoró: comenzó a sufrir una larga lista de síntomas que incluyen pérdida del cabello, alergias y erupciones cutáneas.