¿Qué hacer con los miles de hijos de combatientes extranjeros de Estado Islámico cuyos padres quieren repatriarlos a sus países de origen?

Miles de niños de todo el mundo están atrapados en Siria e Irak, donde enfrentan un futuro incierto y peligroso.

Eso advirtió la organización benéfica británica Save the Children, que asegura haber encontrado a más de 2.500 niños provenientes de 30 países viviendo en solamente tres de los campamentos que están en territorio sirio.


Se los mantiene alejados del resto de las poblaciones de los campamentos, en áreas segregadas donde viven con sus madres: mujeres extranjeras que, se cree son exmiembros del grupo extremista autodenominado Estado Islámico (EI).

La advertencia llega en medio de un acalorado debate sobre qué hacer con estos niños.

El tema se puso de relieve después de que varias mujeres salieran a decir que lamentaban sus acciones y querían regresar a sus países de origen -entre ellos Reino Unido, Estados Unidos y Francia- para poder criar a sus hijos en paz.