Qué piensan los estadounidenses de los candidatos que hablan en español

Cuando Beto O’Rourke y Cory Brooker tratan de superarse uno al otro hablando español durante un debate televisado nacional, ¿los votantes perciben eso como una muestra de respeto o simple condescendencia?

En la primera parte de los debates presidenciales demócratas, televisados a fines de junio, tanto el ex representante O’Rourke como el senador estadounidense Brooker


utilizaron sus oportunidades de conectarse con los votantes en español, como hizo el ex secretario de Vivienda Julián Castro, el único candidato latino en la elección.

A pesar de haber sido criticados por algunos expertos y convertirse en memes de Internet, los esfuerzos de las candidatos por hablar en español han sido vistos en general como positivos por los hispanos de Estados Unidos.

Un 42% de los hispanos dijo que los candidatos que hablaron en español durante el debate fueron “respetuosos”, según una encuesta de la firma de investigaciones YouGov después de la primera serie de debates. En comparación, el 31% de los hispanos dijo que ese uso del lenguaje fue “complaciente”. Otro 28% dijo no saber para dar una respuesta.

Los americanos blancos no lo vieron de la misma forma. Sólo el 25% de los encuestados dijeron que usar el español durante el debate fue “respetuoso”, mientras un abrumador 52% lo describió como “condescendiente” con la audiencia.