¿Qué pueden enseñar las abejas a los economistas sobre cómo funcionan los mercados?

Es un hecho poco conocido que los economistas aman a las abejas, o al menos la idea de las abejas.

El logo de la Royal Economic Society es una abeja.


“La Fábula de Las Abejas” es un libro del filósofo, economista y sátiro neerlandés Bernard de Mandeville, que contiene el poema “Las Murmuraciones de la Colmena: o, Los Bribones se vuelven Honestos” y una discusión del mismo.

Publicado en 1732, utiliza las abejas como una metáfora de la economía, y anticipa conceptos económicos modernos como la división del trabajo y la “mano invisible” que significa “la codicia es buena”.

Y cuando James Meade, un futuro ganador del Premio Nobel de Ciencias Económicas, estaba buscando un ejemplo para ilustrar una idea complicada en la teoría económica, recurrió a la abeja como inspiración.