domingo 23 de septiembre

¿Qué tienen en común Don Quijote y Luis Miguel?

No es la lengua. Que aunque es la misma, y aunque digan que las audiencias prefieren ficciones en su idioma, la serie de Luis Miguel solo pude verla con subtítulos, y aunque arranqué Don Quijote obediente a la indicación de @maurette79 de leerlo en su versión original, enseguida cedí a la impecable adaptación al castellano actual de Trapiello, más amigable e inclusiva.

Lo que tienen en común #Cervantes2018 y #LuisMiguelLaSerie es eso que los estudios culturales descubrieron en los 80 y atribuyeron a los medios masivos, sobre todo a los contenidos de televisión: la capacidad de convocar a un montón de gente alrededor de algo al mismo tiempo. Algo que organizaba la experiencia colectiva, generaba conversación, identificaciones, cemento social.


Claro que eso era la televisión de los 80, antes del cable, antes de Netflix. Cuando los estrenos (uno, dos, tres como mucho por semana) se anunciaban y se esperaban con ansiedad, y se comentaban al día siguiente en la oficina o en el colegio, como los partidos de fútbol, como (¿quizás, aún?) las galas de Tinelli.

Dejar un comentario