17 C
Buenos Aires
viernes 23 de octubre de 2020
Periodismo . com

Quedarse en casa para no enfermar o comer: el dilema de 1.600 millones de trabajadores informales

0

Un dilema tan grande como terrorífico sacude estos días a millones de trabajadores de la economía informal en las principales ciudades del mundo emergente, de Yakarta a Ciudad de México; de Nueva Delhi a São Paulo: quedarse en casa para no enfermar o salir para asegurarse los ingresos suficientes para poder comer. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha alertado este jueves de que los confinamientos y las necesarias medidas de contención de la pandemia global del coronavirus amenazan con incrementar drásticamente los niveles de pobreza ya de por sí altos que enfrentan quienes se ven obligados a desempeñarse en la economía sumergida. “No trabajar supone perder sus empleos y su sustento: morir de hambre o por el virus es la disyuntiva, demasiado real, que encaran muchos”, remarcan los autores de un estudio que pone encima del tablero la, quizá, derivada más dramática y menos observada de la crisis. Hasta 1.600 millones de empleados informales se están viendo golpeados por las restricciones de movimiento para frenar el virus.

La OIT estima que, sin alternativas de ingresos —algunos países, como Brasil, sí han puesto en marcha programas de cobertura de emergencia para que quienes están bajo el yugo de la informalidad puedan salir del paso—, elevará el índice de pobreza entre los informales en 21 puntos porcentuales en los países de renta media, en 52 en los de renta alta y, atención, en 56 en los de renta baja, por mucho los más golpeados. “Dado que quienes están en la informalidad tienen que trabajar, los confinamientos y otras medidas de contención [de la enfermedad] son una fuente de tensión social y prácticas transgresivas que ponen en riesgo los esfuerzos de las autoridades para proteger a la población”, subraya el ente con sede en Ginebra.

elpais.com  (elpais.com)