viernes 2 de diciembre de 2022
Cursos de periodismo

“Queridos lectores”: la reinvención de la newsletter

La siguiente afirmación puede sonar exagerada, pero es históricamente correcta: los periódicos son el hermano pequeño, impersonal y formalito de los boletines.

Ya había boletines (o newsletters) hace un par de milenios. Según la Enciclopedia Británica, los romanos enviaban noticias y propaganda a amigos y aliados. En la Edad Media eran habituales los de familias comerciantes para mantenerse al día de las noticias que podían afectar a sus negocios. Y en el siglo XVII y gracias a la mejora del servicio postal, los boletines compitieron con los primeros periódicos y se popularizaron en Europa, especialmente en el Reino Unido, copiados a mano y con menos restricciones legales en los temas que podían tratar. Aunque se enviaban por correo, también acababan en los cafés, donde se compartían y comentaban.

Al final, se impusieron los periódicos. Las newsletters nunca desaparecieron, pero quedaron en segunda fila, incluso tras la llegada de internet. A pesar de las posibilidades del correo electrónico, estaban casi olvidadas tras páginas web, blogs y, más tarde, redes sociales. Los medios las enviaban, pero se trataba, sobre todo, de selecciones de enlaces. También las seguían usando muchas empresas en sus acciones de marketing directo.

elpais.com  (elpais.com)