miércoles 17 de agosto de 2022
Cursos de periodismo

¿Quién gana cuando la cultura woke pierde?

Hace tiempo circula una idea que dice más o menos así: la cultura woke es una cosa terrible, terrible, terrible, muy intolerante, prohíbe que la gente se exprese libremente, hace que la despidan por tener opiniones contrarias a lo políticamente correcto y obliga a todos a acatar los mandatos de un progresismo tonto. Este monstruo de lengua filosa anida en las universidades, donde un montón de estudiantes atiborrados de privilegios viven alejados de la realidad, y la enorme presión que ejerce sobre la libertad explica la virulencia de las nuevas derechas. A partir de estas nociones, por ejemplo, se construyó la reciente serie de Netflix The Chair, en la que un muy progresista profesor del departamento de inglés, con el que el público debe desarrollar empatía, hace un chiste desafortunado que conduce a que los alumnos pidan (y consigan) su despido.

Ahora bien, ¿es realmente la cultura woke una nueva inquisición? ¿Inspira terror en los pasillos y aulas? ¿Tiene tanto poder? La respuesta a estas tres preguntas es sencilla: no. En lo que sigue, intentaré dar un breve panorama de la realidad en las universidades estadounidenses, sindicadas como la principal usina de esta formación, con el propósito de entender mejor el alcance y la extensión de la problemática, si la hubiera.

¿Qué sería la cultura woke? En términos generales, se plantea como una forma de conciencia política atenta a cualquier forma de discriminación o violencia por asimetría. Generalmente, se concentra en el análisis y la evidenciación de formas discursivas. Hasta allí, no es más que una consecuencia política del así llamado giro lingüístico que se produjo en los años noventa en la mayoría de las disciplinas. Por consiguiente, si un profesor insiste en usar “el hombre” como término genérico para la totalidad de las personas existentes, les estudiantes woke probablemente le señalen que está pensando desde una subjetividad moldeada por determinadas características raciales y de género.

infobae.com  (www.infobae.com)