miércoles 14 de noviembre

¿Quién sostiene al Presidente Mauricio Macri?

Otra vez a escena, el Presidente se esmeró en teatralizar el drama que lo envuelve. Hizo un esfuerzo mayor por conmover a la platea, habló más y mejor, anunció los cambios forzados que lo obligan a reponer un “impuesto malo, malísimo” y contorneó una nueva etapa de urgencia por el ajuste, con reducción de su gabinete pero sin el aire que hubiera traído un recambio verdadero. Difícil que alcance, porque la crisis no se resuelve con palabras, ni con mensajes, ni con mejores actuaciones.

Macri salió con lo puesto a confesar que vive el peor momento de su vida, después de su secuestro. La comparación es un golpe bajo de lo más interesante. El hijo de Franco está otra vez como rehén. Ya no es víctima de una banda de comisarios extorsionadores, sino que se delata atrapado por el esquema que él mismo diseñó. En un momento de dramatismo y malas noticias, quebrado por su propio fracaso y sin ver la luz al final del túnel, Macri gobierna para convencer a los mercados y le pide a la sociedad que lo acompañe, pero está solo.


Dejar un comentario