viernes 21 de septiembre

Quiénes están detrás del misterioso grupo que se quedó con Supercanal

El Grupo América vendió Supercanal a un desconocido conglomerado denominado CVI Austral, que encabeza Carlos “Charly” Joost Newbery, un empresario de larga trayectoria en el sector de las telecomunicaciones que se presenta como titular del fondo ICondor. Lo acompañan Pablo Venturino y Mariano Gilles, de White-Bridge, que participaron de la estructuración de la compra junto al fondo CarVal Investors, subsidiaria independiente de Cargill.

En el sector coinciden en que este grupo inversor de varias caras no tiene el poder suficiente para competir en un mercado cada vez más concentrado y que se prepara para una mayor convergencia de servicios. Por lo tanto, se especula con que la compra forme parte de una estrategia de valorización de la cablera para terminar vendiéndola a un peso pesado de las comunicaciones en el mediano plazo.


La venta de Supercanal comenzó a gestarse a fines del año pasado, meses antes de que las telefónicas quedaran formalmente habilitadas a brindar televisión en todas las localidades del país, salvo las de menos de 80 mil habitantes, lo que finalmente ocurrió el 1 de enero. En el nuevo escenario, las firmas ya pueden ofrecer cuádruple play (Internet, telefonía fija, telefonía móvil y televisión), pero para hacerlo es necesario tener una red troncal de fibra óptica capaz de soportar la prestación de esos servicios y el problema de Supercanal son los límites que impone su red de cobre. Pese a ello, igual es una empresa atractiva en el sector pues brinda servicios en 14 provincias -aunque es fuerte fundamentalmente en Mendoza y San Juan- y cuenta con unos 450 mil abonados.

Dejar un comentario