¿Quieres ver la Mona Lisa? Haz fila

La Mona Lisa se ha mudado muchas veces.

En 1516, Leonardo da Vinci la sacó de Italia en el lomo de una mula y terminó en Francia, donde se convirtió en propiedad de la realeza. Vivió durante un tiempo en el Palacio de Versalles y después se mudó permanentemente al Museo del Louvre. Esa estancia fue interrumpida en 1911, cuando un ladrón la arrancó del muro y la guardó dos años en su apartamento de París antes de que lo atraparan tratando de venderla en Florencia, Italia.


Ahora, la Mona Lisa se muda de nuevo. Aunque solo se trata de una reubicación temporal —de un ala del Louvre a otra— el cambio está provocando una conmoción en el lugar.