13.4 C
Buenos Aires
jueves 6 de mayo de 2021
Cursos de periodismo

Reaccionaria e incorrecta, la nueva derecha argentina quiere replicar al Vox español

“La Iberosfera tiene todas las condiciones para ser una región de libertad, prosperidad e igualdad ante la ley (…) Sin embargo, una parte de la región está secuestrada por regímenes totalitarios de inspiración comunista, apoyados por el narcotráfico y terceros países. Todos ellos, bajo el paraguas de Cuba e iniciativas como el Foro de São Paulo y el Grupo de Puebla, que se infiltran en los centros de poder para imponer su agenda ideológica”. La cita es de la “Carta de Madrid”, un documento promovido por el partido de extrema derecha español Vox y por uno de los hijos de Jair Messias Bolsonaro en octubre pasado. Forma parte de una iniciativa más amplia: la constitución del Foro Madrid.

Entre los firmantes están Eduardo Bolsonaro, Aldo Mariátegui (nieto ruidosamente anticomunista del peruano José Carlos Mariátegui), el chileno José Antonio Kast, el ex alcalde de Caracas Antonio Ledezma, la neofascista italiana Giorgia Meloni, el ex ministro boliviano Arturo Murillo, el ex embajador estadounidense Roger Noriega y otras decenas más. También pusieron su firma los argentinos Javier Milei y José Luis Espert, embarcados en un esfuerzo por conformar una fuerza a la derecha del macrismo, al que denominan “socialismo amarillo”. Pero también hay varios diputados del Pro: Juan Aicega, Hernán Berisso, Francisco Sánchez, Alfredo Schiavoni, Carla Piccolomini y Waldo Wolff, una de las espadas mediáticas del macrismo.

Vox aparece como un modelo para quienes en Argentina quieren crear una fuerza a la derecha del Pro. Hasta hace poco, España aparecía como una excepción en Europa (quizás junto a Portugal), ya que la derecha post-franquista estaba contenida en el Partido Popular (PP). Pero un día dejó de estarlo. En 2018, Vox, una escisión del PP, ganaba doce escaños en Andalucía y conseguía carta de ciudadanía en todo el Estado. Luego entraría al Parlamento español con 52 diputados y la encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de diciembre pasado le daba un 14% de la intención de voto. Más conservadora que otras extremas derechas, Vox es a su vez pro libre mercado. Y es parte del anticomunismo sin comunistas de la actualidad.

eldiarioar.com  (www.eldiarioar.com)