9.9 C
Buenos Aires
miércoles 16 de junio de 2021
Cursos de periodismo

Recuperar el consumo, una prioridad sin soluciones fáciles

Mauricio Macri intentó dar vuelta la economía argentina como una media, pasando de una basada en el consumo a una que creciera merced a un incremento robusto de la inversión. El proyecto o, apenas, la declaración liviana de una intención, tropezó con sus propias políticas, más propicias para el ingreso de capitales dedicados a la timba financiera que a la producción, por lo que terminó ahogado en un mar de deuda e inestabilidad cambiaria. La referencia no apunta a volver a contarle las costillas a una gestión evidentemente fallida sino a señalar, en un contexto especialmente adverso, la distancia que media entre una necesidad imperiosa y las posibilidades concretas: en Argentina, fiebres refundacionales aparte, sin consumo no hay crecimiento, pero cebarlo esta vez no resulta una tarea sencilla.

Dicha variable da cuenta de más de dos tercios del producto bruto interno (PBI) de la Argentina, dato que pone de manifiesto su condición crucial. Eso no significa que el país no necesite, de modo ya acuciante, un incremento de la inversión productiva, pero eso requeriría reformas de largo plazo que involucran materias sensibles como la estabilidad cambiaria y de precios, modificaciones del esquema tributario, mejoras de la productividad y la competitividad sistémicas e incentivos permanentes, además, de modo central, de un mercado interno pujante. Es la historia del huevo y la gallina: primero el consumo doméstico.

letrap.com.ar  (www.letrap.com.ar)