28.9 C
Buenos Aires
domingo 28 de febrero de 2021
Cursos de periodismo

Río Tercero, la ciudad que no llorará a Menem

Carlos Menem murió sin saldar su deuda más grande con la Justicia: el 24 de febrero próximo debía sentarse en el banquillo de los acusados, como sospechoso de haber sido el autor mediato de la explosión de la Fábrica Militar de Río Tercero, en noviembre de 1995, maniobra que tuvo como objetivo tapar el tráfico de armas y municiones. Menem estaba imputado por el presunto delito de estrago doloso agravado, pero ahora la muerte lo exonera en los papeles.

El pasado 3 de noviembre, al conmemorarse un cuarto de siglo desde la explosión, el intendente Marcos Ferrer anunció que Carlos Menen sería declarado «persona no grata» en la localidad, por lo que no podrá ser homenajeado, ni llevar su nombre ninguna calle. «Vamos a prohibir que se erija en su nombre ningún monumento público, ninguna calle, ningún parque va a poder jamás reconocer al expresidente, responsable para nosotros de los hechos del 3 de noviembre», remarcó el jefe comunal.

La tarde de la explosión, Menem y el por entonces gobernador de Córdoba, Ramón Mestre, encabezaron una conferencia de prensa en esa localidad, en plena conmoción. Allí el por entonces presidente dijo a los periodistas: «Se trata de un accidente y no de un atentado. Ustedes tienen la obligación de decir que esto fue un atentado». Mestre, a su lado, agregó: «Descarto totalmente la posibilidad de que se trate de un atentado». El país, vale recordarlo, venía de sufrir dos atentados internacionales: el ataque a la embajada israelí y a la sede de la Amia.

lavoz.com.ar  (www.lavoz.com.ar)