San Francisco prohíbe a la policía usar tecnología de reconocimiento facial; en Londres, el 96 por ciento de las veces da falsos positivos

San Francisco prohibirá el uso de tecnología de reconocimiento facial por parte de la policía y otras agencias públicas, la primera ciudad de Estados Unidos que toma una medida de este tipo para una práctica que el gobierno porteño implementó hace unas semanas. «La propensión de la tecnología de reconocimiento facial a poner en peligro los derechos y las libertades civiles supera sustancialmente sus beneficios», señala el texto. El reconocimiento facial podría, además, «exacerbar la injusticia racial y amenazar nuestra capacidad de vivir sin la continua vigilancia del gobierno».

La prohibición forma parte de una reglamentación más amplia para regular los sistemas de vigilancia y obligar a las agencias municipales que deseen utilizarlos a obtener previamente la autorización del consejo municipal.


«Será ilegal para cualquier departamento obtener, conservar, acceder o utilizar cualquier tecnología de reconocimiento facial o cualquier información obtenida con tecnología de reconocimiento facial», reza uno de los párrafos de este extenso documento.