domingo 3 de julio de 2022
Cursos de periodismo

Sangría de dólares y clase trabajadora pobre, las dos obsesiones de Cristina

El cristinismo valora el proceso de cambios del Gobierno, pero cree que «no es suficiente». CFK volverá a la carga en Avellaneda. El acuerdo por la Aduana.

“¿Hay correcciones? Sí, hay correcciones. ¿Son suficientes? No, estamos en medio del proceso”.

El acto compartido por los 100 años de YPF, el rápido reemplazo de Matías Kulfas por Daniel Scioli, el discurso de Alberto Fernández en la Cumbre de las Américas, los alivios fiscales, el proyecto de renta inesperada y otras “correcciones” que la Casa Rosada hizo en las últimas semanas ayudaron a aliviar las tensiones internas del Frente de Todos (FdT), pero el cristinismo no cierra la cuenta. Cristina Fernández de Kirchner desespera, en privado y en público, por la sangría de reservas del Banco Central y por la pérdida del poder adquisitivo de la clase trabajadora. Y lo dejará en claro este lunes, cuando vuelva a hablar desde un escenario, en Avellaneda.

“Estado, mercado y precios: producción, trabajo y política social en una Argentina bimonetaria” es el amplio lema de la convocatoria del plenario de la Central de Trabajadores de Argentina (CTA), que Cristina usará como disparador para su discurso. La vicepresidenta recibió en los últimos días un informe elaborado por el Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (CIFRA) con datos precisos sobre la realidad del mercado laboral. El texto señala que, en el marco de la creciente inflación, tener un trabajo no alcanza para no caer en la pobreza. Cristina hablará frente 1800 delegados, legisladores invitados por el secretario general, Hugo Yasky. Estará junto al ministro Jorge Ferraresi, ya definitivamente de regreso en las huestes del Instituto Patria.

letrap.com.ar  (www.letrap.com.ar)