Seis días arrestado por un error del sistema de reconocimiento facial

Una pesadilla. Esas fueron las palabras que usó Guillermo Federico Ibarrola para describir lo que le tocó padecer la última semana a causa de un error del sistema de reconocimiento facial que adoptó la Policía de la Ciudad para dar con personas que tienen pedido de captura. El sistema de inteligencia artificial -que procesa las imágenes de 300 cámaras de seguridad instaladas por el Gobierno porteño y las contrasta con las del registro de Consulta Nacional de Rebeldías y Capturas (Conarc)- tiene además del margen de error tecnológico un problema grave con la carga de datos, muchos de ellos erróneos.

El de Guillermo fue un caso extremo: estuvo detenido seis días y casi es trasladado a un penal por un delito que nunca cometió. Ayer a última hora, la fiscalía que intervino en el caso ordenó su liberación y le compró un pasaje de micro para volverse a su casa.