martes 16 de octubre

Sergio Moro, un juez adiestrado por EE.UU.

El 7 de septiembre pasado, fecha patria de Brasil y día en que se conmemora algo parecido a la independencia –un príncipe regente que rompe los lazos con las cortes de Portugal sin derramar sangre para conseguirlo- las carteleras de los cines brasileños exhibieron el poster de un estreno que prometía polémica.

Se trataba de la película “Policía Federal. La ley es igual para todos”, film en el que se cuenta la acción de esa fuerza de seguridad en el combate a la corrupción. Uno de los protagonistas de la historia –no el central, pero con incidencia en la trama- era el juez federal Sergio Fernando Moro.


Magistrado de provincias, nacido en Maringá, segunda ciudad del estado de Paraná (junto a Santa Catarina y Río Grande do Sul conforma el próspero sur del país), Moro saltó a la fama -y su nombre trascendió las fronteras de Brasil- tras condenar al ex presidente Luiz Inácio Lula Da Silva a 9 años y medio de prisión, y por, el último jueves, ordenar su detención.

Graduado en Derecho en su ciudad natal, Moro se especializó en el combate a la corrupción ‘trasnacional’ tras cursar un programa focalizado en la cuestión en la universidad de Harvard.

Dejar un comentario