Sergio Olguín se suma a la polémica: «Los que están salvando el libro digital son los que los comparten de manera gratuita»

    En la historia del libro hubo tres revoluciones: el paso de la copia obras en papiro a pergamino, la invención de la imprenta y, desde hace unos años, el libro digital.

    Cada revolución implicó una mejora para la existencia de los libros, los autores y los lectores. El pergamino permitió que las obras sobrevivieran muchísimos años (así llegaron a nosotros los clásicos grecolatinos, copiados originalmente en papiros que se perdieron), la imprenta facilitó la multiplicación de libros que antes circulaban de manera muy acotada, y el libro digital puede reproducirse sin ningún límite y sin pérdida de la calidad con respecto a la copia primera.