Shock de consumo y programa de emergencia: cómo es el pacto que impulsa el equipo de Cristina

No es fácil decodificar a Cristina Kirchner. Sus movimientos siguen siendo fuente de interpretaciones, tras su regreso sorpresivo al Partido Justicialista, algo que no hacía desde hace 14 años, y la propueta de ocupar «el lugar que sea» en una gran coalición.

Y aunque todavía se desconoce cuál será su rol en ese armado, la expresidente ya comenzó a esbozar algunas pistas de lo que podría ser su programa económico en un eventual tercer mandato, con el impulso de un nuevo «pacto social» que no genera entusiasmo en el empresariado.


Cristina lo introdujo en la Feria del Libro, cuando planteó la necesidad de un «contrato social de ciudadanía responsable». Entonces, recordó el antecedente del último gobierno de Perón en 1973, de cuyo fracaso responsabilizó al empresariado.

Además de créditos, subsidios y medidas impositivas a favor del sector privado, aquel plan de 1973 congeló precios y salarios, luego de un aumento de emergencia, y suspendió por dos años las paritarias. La preocupación era frenar la inflación y otorgar un alivio, aunque sin compensar todo lo perdido.