«Si robas seres humanos nadie te va a decir nada»: el aterrador viaje de Flaviano Bianchini, el periodista italiano que cruzó México como indocumentado

Un día de 2012 Flaviano Bianchini acude a la oficina de correos de Tecún Umán, el principal paso fronterizo de Guatemala hacia el estado mexicano de Chiapas.

Y venciendo a la voz interior que le dice que no lo haga, entrega a la señora de la ventanilla el sobre que sostiene entre los dedos y en el que escribió una dirección de Ciudad de México.


«Me miro las manos vacías. Ya no está. Se ha ido. Mi escudo, mi protección. Un estúpido rectángulo de cartón de un color indefinido entre marrón y rojo burdeos», escribirá tres años después.

El librillo en cuestión es -era, más bien- su pasaporte italiano.

Y así el periodista se transforma en Aymar Blanco, su alter ego peruano, un indocumentado.