12.8 C
Buenos Aires
jueves 29 de octubre de 2020
Periodismo . com

Si se restablece la democracia en Bolivia, agradece a los manifestantes, no a Estados Unidos ni la OEA

El mes pasado, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, indagó sobre la posibilidad de posponer las elecciones presidenciales, desatando una oleada de indignación sobre lo que sería un ataque a la democracia por parte de un presidente impopular.

Pero en Bolivia, la impopular y nunca electa Jeanine Áñez ha pospuesto las elecciones. Dos veces.

Luego de ser proclamada presidenta interina tras el golpe de Estado de noviembre 2019 contra Evo Morales, la cristiana conservadora de extrema derecha esperó varios meses para cumplir lo que debió haber sido su labor principal: programar nuevas elecciones. Áñez procedió a posponer las elecciones de mayo hasta septiembre, y posteriormente volvió a postergarlas hasta octubre. Gracias a eso, Áñez ha hecho realidad las peores predicciones de sus detractores y ha convertido en una burla la afirmación, fomentada por el gobierno de Trump, la Organización de los Estados Americanos (OEA) y otros, de que su ascensión al cargo ayudaría a “restablecer” la democracia boliviana.

washingtonpost.com  (www.washingtonpost.com)