Si subes los impuestos a los ricos, no se van a marchar: las estadísticas de EE. UU. contradicen las amenazas de los millonarios

¿Subir los impuestos a los ricos realmente desencadena su migración a estados o países más amables? Este estudio, que examina el comportamiento de los millonarios estadounidenses, muestra precisamente lo contrario.

En la emblemática novela de Ayn Rand, La rebelión de Atlas, los ricos hacían “huelga” retirando sus servicios y desapareciendo de la sociedad en protesta por los impuestos y la regulación. Cansados de cargar con un mundo desagradecido sobre sus hombros, los hombres de negocios y otros caudalosos ciudadanos deciden privar a los demás de su presencia.


La metáfora del libro inspira la retórica política actual: si cobras impuestos a los ricos, se marcharán. Distintas variantes de esta amenaza son esgrimidas por distintos individuos de bien a lo largo y ancho del mundo, siendo un hecho bastante destacable en los Estados Unidos, donde cada estado establece sus propias políticas fiscales bajo la presión de que se desencadene una “migración millonaria” hacia estados fiscalmente más laxos.

Cuando los votantes de Oregón aprobaron un impuesto millonario a comienzos de esta década, por ejemplo, el residente más rico del estado, Phil Knight, director ejecutivo de Nike, advirtió que esto desencadenaría una “espiral de muerte… en la que miles de nuestros conciudadanos más exitosos se marcharán”. Tan pronto como California empezó a barajar el establecimiento de impuestos similares, los legisladores advirtieron que “nada es más móvil que un millonario y su dinero”. En Nueva Jersey, el gobernador Chris Christie sentenció: “Señores y señoras, si les suben los impuestos, se marcharán”.

Pero, ¿acaso esta retórica se ha sometido a escrutinio estadístico? Para comprender mejor la migración de élites entre los distintos estados, analicé los datos de las declaraciones de cada una de las rentas millonarias en los Estados Unidos. El corpus de datos incluye a 3,7 millones de individuos con altos ingresos que declararon más de 45 millones de euros de impuestos a lo largo de una docena de años, mostrando dónde vivían y hacia qué lugares se trasladaban.