7.1 C
Buenos Aires
lunes 2 de agosto de 2021
Cursos de periodismo

Signal vs Cellebrite: qué sucede cuando los hackers son hackeados

“Quienes renuncian a una libertad esencial para obtener un poco de seguridad temporal, -señaló Benjamin Franklin en 1775-, no merecen ni libertad ni seguridad”.

Como parte de una delegación estadounidense enviada a Gran Bretaña en 1775 en un intento de resolver los desacuerdos pendientes entre la Corona y las colonias, Franklin trataba de defender la idea de que incluso la renuncia parcial a un derecho fundamental podía significar el abandono de la defensa de la libertad.

No era precisamente en la privacidad en lo que pensaba Franklin, y aún faltaría casi un siglo para que el concepto irrumpiera en la arena política, pero hoy es casi un gastado cliché. En pocas décadas defender la privacidad en internet pasó de ser un oscuro reclamo marcado por el activismo a un tema cada vez más presente en las discusiones en torno a los derechos humanos.

Y, sin embargo, en ella reside una central paradoja: “Nos importe o no, [la privacidad] importa”, escribió hace unos días Ariel Torres. “La privacidad es nuestra paradoja social más productiva y enriquecedora”.

lanacion.com.ar  (www.lanacion.com.ar)